YOGA en BILBAO
YOGA en  BILBAO
REIKI BILBAO
SOFROLOGIA. RELAJACION BILBAO
MASAJE BILBAO
RECONEXION
INTENSIVAS YOGA BILBAO
RETIROS
ACTIVIDADES
SABER MAS Y MAS Y MAS...
CONTACTO
CONSULTA ABIERTA
FORO ABIERTO
MAPA DE ACCESO
FIRMAR LIBRO DE VISITAS
FOTOGRAFIAS
MANTRAS
MUSICTUBE
ENLACES
NOTICIAS
PROXIMAMENTE
   
 


La energía sanadora del Reiki se transmite con las manos en contacto o a distancia, viviendose una agradable vivencia de bienestar, relajación, calma, sanación, gratitud, armonía.Reiki es una palabra japonesa compuesta de dos sílabas:
Rei - significa Universal, la esencia o fuente de la Vida; esta sílaba se refiere al aspecto universal y unitario de todas las energías que se encuentran presentes en el Universo.
Ki - es la manifestación de la Energía Universal en todo ser vivo; se le ha conocido en diversas culturas como Prana o Chi.
El Reiki es vibración, luz y Energía Universal Ilimitada.Es un método de armonizacion del cuerpo físico, emocional, mental y espiritual compilado y estructurado en Japón por el Dr. Mikao Usui, quien habiendo alcanzado la iluminación después de una larga e intensa búsqueda que lo llevó a estudiar y a practicar la meditación por años, difundió este sistema a través del Instituto Usui Reiki Ryoho Gakkai que él mismo fundó. Es el estudio que nos conduce al  conocimiento y al desarrollo del espíritu.


Qué Ofrece el Reiki?
Purificación y eliminación de toxinas
Fortalece el sistema inmunológico
Relajación y reducción de
stress
Incrementa la conciencia intuitiva
Libera la creatividad
Acelera el crecimiento
espiritual
Balancea los centros energéticos
Armoniza cuerpo, mente, emociones y alma
Enriquece el tratamiento médico
Te guía hacia la iluminación espiritual                                                          
Terapia Reiki 
Es una terapia basada en el sistema tradicional japonés de Reiki (REIKIHO) en donde
se reciben grandes cantidades de energía sanadora y métodos de armonización por Reiki, como la purificacion mental y emocional, reprogramacion por afirmaciones, liberación de bloqueos entre otros, para equilibrar y mejorar la salud en los niveles físico, emocional, mental y espiritual. Cada sesión tiene una duración de 45 minutos a 1 hora. Reserva hora. Tel.: 635734926

ENCUENTROS  DE REIKI:
1er NIVEL:
Sanación del cuerpo
2º NIVEL:
Sanación Mental y Emocional
Sanación a distancia
Refuerzo Sanación Físico
3er NIVEL:
Sanación Espìritual
++PROXIMOS ENCUENTROS  REIKI: ++

*1er NIVEL: 
   SABADO  18 Noviembre 9h
     SABADO 9 Diciembre BILBAO  :)

**2º NIVEL: Sabado 18 Noviembre 14h Bilbao

REGALA NUEVA ENERGIA NUEVA FUERZA PARA LOS NUEVOS TIEMPOS
 
***3er NIVEL: SABADO 2 Diciembre 
SUPERENERGIA DE ESPIRITUALIDAD CAMINA HACIA TU SER CON LA FUERZA DE REIKI

**** MAESTRIA  Enero 2018


**GRUPO DE PRACTICAS DE REIKI:

ULTIMO SABADO MES ----
+++***   17,30 - 19,30h.

***++ Avisa tu asistencia.
Tel.: 635734926  
yosoki@gmail.com
  • Se puede transmitir energía sanadora Reiki a distancia...si estas lejos, y necesitas energía positiva, sanadora, para cualquier cuestión solicitame tratamiento a distancia. Estaremos en contacto telefonico mientras te lo imparto.
  • Tel.: 635734926

IÑAKI VIDEO REIKI

VIDEO REIKI EN HOSPITAL RAMON Y CAJAL MADRID

Profesor, Iñaki Iriondo. 22 años practicando Reiki. 16 años enseñando Reiki en todos los niveles. 5º en el Linaje Reiki Usui. Cuenta con 5 Maestrias de Antonio Moraga (Alianza Reiki) Iroshi Doi Reiki Usui Japones, Jhon Curtin Federacion Reiki. Miembro de las dos asociaciones Alianza y Federación Reiki Imparte sesiones y cursos en Bizkaia y Gipuzkoa. Tambien se desplaza donde se necesite impartir cursos de Reiki.Entrega manual y diploma original Alinza Reiki al final del curso




                                                                     
A finales del siglo XIX, después de haber desaparecido aparentemente de la Tierra durante mucho tiempo, reapareció en su forma actual el Reiki;., el sistema de sanación natural -redescubierto por el Dr. Mikao Usui, nacido el 15 de Agosto de 1865. En aquellos tiempos, Usui residía en la cuidad de Kyoto, la antigua capital imperial de Japón, donde se convertiría en un monje budista.

Un día, el Dr. Usui se preguntó si los milagros de sanación producidos por Jesús y el Buda histórico tras alcanzar la iluminación se podían repetir de nuevo. Con esta idea en su mente visitó diversos templos y monasterios de Japón, interrogando a los monjes acerca de este sistema de sanación ancestral hasta encontrar un abad Zen que lo invita a quedarse en su monasterio.

En este monasterio de Kyoto, estudió durante varios años las escrituras budistas en japonés sin obtener resultado. Posteriormente aprendió chino para consultar los textos preexistentes a las traducciones en japonés, sin éxito. Después, decidió aprender el sánscrito para leer los textos budistas originales que nunca habían sido traducidos. En el sutra tibetano del loto descubrió la descripción de este antiguo método curativo y algunas de sus fórmulas. Sin embargo, este acontecimiento intelectual no le sirvió de gran ayuda a nivel práctico. Sin desanimarse, el Dr. Usui le pidió consejo a su viejo amigo el abad, y éste le propuso retirarse al monte sagrado Kuramayama, a unos 25 kilómetros al Norte de Kyoto.

Decidido a encontrar resultados a cualquier costa, comenzó un período de ayuno y medítacíón que duró 21 días. El último día Usui vivió una poderosa experiencia espiritual. De repente, en la madrugada del último día de su ayuno, se le manifestó una gran luz brillante que golpeando su frente penetró fuertemente a través del chakra del tercer ojo, la cual le deslumbró haciéndole penetrar en el estado de supraconsciencia conocido como Satori. Cuando volvió a la conciencia normal de los sentidos, vio que habían transcurrido varias horas. Durante este tiempo vio millones de pequeñas burbujas azules, filas, rosadas y de todos los colores del arco iris. Luego apareció una inmensa luz blanca y vio varios símbolos en anagramas kanji japonés que brillaban con destellos dorados. De este modo, se le manifestaron de forma asombrosa los "símbolos" del Reiki, rodeados de luz dorada, otorgándole el poder y el conocimiento práctico para utilizarlos.

Por fin había encontrado el secreto de la curación natural. Supo que esto era la energía universal de vida, y le llamó Reiki. Así nació el Sistema Usui de Sanación Natural. Después de la visión se sintió lleno de fuerza y de energía y comenzó a descender de la montaña. Con las prisas, se lastimó el dedo de un pie, puso sus manos en el pie durante algunos instantes, y sintió el flujo de la energía, la sangre se detuvo y desapareció el dolor.

.



Después de las primeras curaciones milagrosas tras su regreso del monte sagrado Kuramayama, cura a su amigo el abad, quien posteriormente le aconsejó abrir en Kyoto un dispensario para indigentes y mendigos en los barrios pobres de la ciudad. Allí, durante más de cinco años, se dedicó a la curación de los pobres. Por fin, observando que la gente una vez que había sanado su cuerpo volvía a su antiguo modo de vida, sin cambiar su forma de ser, el Dr. Usui reconoce que sin encauzar la mente y el espíritu de sus pacientes no podía lograr curaciones duraderas y auténticas. Entonces decidió no dar Reiki a nadie que no supiera valorarlo, y comenzó a viajar por todo Japón, dedicando los últimos años de su vida a la enseñanza de este arte curativo, e iniciando a otros a su método de curación natural y ancestral.

En aquella época, reveló los cinco principios de: Reiki:

"Sólo por hoy no te preocupes.
Sólo por hoy no te enojes.
Demuestra aprecio y honra a padres, maestros y ancianos.
Gana tu vida honestamente y trabaja duro contigo mismo.
Sé bondadoso y demuestra gratitud y respeto a todos los seres vivos."

A su muerte, el 9 de Marzo de 1926, siguió su trabajo uno de sus principales discípulos, el Dr. Hayashi, creando diversas clínicas de Reiki. En 1935, Takata, una joven americana de padres japoneses, llegó a la clínica de Hayashi en Tokyo para recibir tratamiento por graves problemas de salud. Allí se cura y pide ser iniciada en Reiki que hasta entonces había estado reservado sólo a los hombres japoneses. Practicó junto a los demás terapeutas en la clínica, y absorbió la esencia de¡ arte curativo de¡ Dr. Usuí. Takata obtuvo resultados asombrosos en todo el campo de la patología humana. Regresando a Hawai, tras recibir el Segundo Grado de Reiki, abrió su propio centro de sanación. Durante una visita del Dr. Hayashi, en Febrero de 1938, éste la inicia en la Maestría. En 1940 muere el Dr. Hayashi, y antes proclama a la Sra. Takata como su sucesora. La Sra. Takata introdujo y difundió el Reiki en Occidente. Cuando murió, en 1980, había iniciado a 22 maestros.

Por otro lado, el Dr. Usui, antes de su muerte, había formado alrededor de 2.000 practicantes en Japón, creando la organización Usui Reiki Ryoho Gakkai, cuyo actual Presidente es el Sr. Kondo, esta asociación de maestros a su vez siguió enseñando Reiki en Japón y otros países de Oriente.

En la actualidad, hay miles de maestros de Reiki en todo el mundo dentro de las dos líneas, occidental y japonesa. Después de la desaparición de la Sra. Takata el Reiki se extendió rápidamente por Occidente a través de los 22 primeros maestros, llegando a España a finales de los años 80.

Posteriormente, aparecen dos nuevos sistemas de Reiki, el Sistema Tibetano y el Sistema Karuna, introducidos en España por la Alianza Española de Reiki a partir de 1994, y en Méjico y otros países de Sudamérica a partir de 1995. Actualmente, la Alianza Española de Reiki enseña también las dos versiones, occidental y japonesa, gracias al múltiple linaje occidental y japonés que tiene.


INDICACIONES Y PATOLOGIA DEL REIKI

Las indicaciones son múltiples, prácticamente sin límites. Se puede afirmar que el Reiki actúa a todos los niveles y en todas las enfermedades, por lo tanto no hay situaciones en las que uno no pueda aprovecharse de la canalización de fuerza vital universal.

Transtornos y molestias corporales, disfunciones metabólicas, lesiones orgánicas profundas, dolores agudos y crónicos, enfermedades degenerativas, bloqueos energéticos, tensiones musculares y nerviosas, estados de perturbación emocional, depresión y falta de vitalidad, nerviosismo, insomnio y estrés en sus varias manifestaciones. Incluso enfermedades graves, como los diversos tipos de cáncer, el sida y otras manifestaciones de inmunodepresión, quemaduras...

Prácticamente todo el ámbito de la patología humana y veterinaria responde positivamente a la sanación por Reiki. Alergias e intolerancias, asma y otras manifestaciones psico-somáticas se pueden aliviar y curar por su acción armonizadora sobre el sistema inmunológico. Disfunciones endocrinas, como la diabetes, se regularizan progresivamente permitiendo así una disminución de las terapias hormonales. En caso de lesión traumática, como una fractura, por ejemplo, Reíki acelera el proceso de consolidación, estimulando las fuerzas de regeneración orgánicas. Las heridas se cicatrizan más rápidamente, las quemaduras graves y extendidas se pueden curar sin infecciones y sin dejar cicatrices antiestéticas. Los pacientes cancerosos tratados con quimio y radioterapia notan alivio e incluso desaparición de los efectos colaterales y secuelas, experimentando una estimulación de la vitalidad en general y de las defensas inmunológícas en particular.

No existen contraindicaciones ni efectos secundarios negativos, no es posible una sobredosis porque el proceso se autorregula y se limita a la capacidad receptiva de absorción del paciente. También proporciona una valiosa ayuda en el campo de¡ equilibrio ambiental, ayudando a restablecer la armonía en situaciones traumáticas y conflictivas, como son las relaciones familiares y profesionales.

Un discipulo le preguntó a su maestro cómo mejorar su trabajo de sanación. El maestro respondió: “tu sanación es una de las dimensiones más delicadas. Lo delicado consiste en que el sanador no haga nada. El sanador no es realmente sanador porque no es él el que cura. La sanación acontece a través de él. Sólo tienes que anularte, desaparecer. Ser sanador significa realmente un estado de no ser. Menos estás, mejor ocurre la sanación. Cuanto más estás, más se bloquea el canal. Dios, o lo Absoluto, o cual sea el nombre que prefieres, es el sanador... Sanarse significa estar reunido con el Todo... Ser sanador es solo una función. El que hace es Dios, el Todo... Si quieres realmente ser un sanador tienes que aceptar tu vacuidad, este será tu trabajo: volverte más y más vacío de ti mismo. Cúando te vacías, por un lado desapareces, y, por el otro, Dios penetra. El espacio ocupado por el ego lo ocupa Él... Esto es todo el problema y todo el arte de la sanación, cómo anularte, cómo transformarte en un vacío.”

Dentro del fenómeno de la auténtica sanación es muy claro el célebre Hayku Zen: “Sentado en silencio, sin hacer nada, la hierba crece por sí misma y llega la primavera.”

La aplicación de Reiki es muy sencilla y natural. Una sesión puede durar aproximadamente una hora o más según las necesidades y disponibilidad del paciente. También existen técnicas rápidas de diez a quince minutos para situaciones de emergencia, como accidentes, traumas o estados emocionales agudos. Si por falta de tiempo la persona no pudiera recibir la sesión completa no importa, unos minutos de Reiki siempre ayudan. La Sra. Takata solía decir: "Más vale un poco de Reiki que nada. "



LAS INICIACIONES EN EL REIKI

La parte más especial en un curso de Reiki es la iniciación. En ese momento es cuando se activa el canal de la energía Reiki, permitiéndote acceder a esta energía curativa a voluntad. Durante las iniciaciones se pide al alumno que se siente con las manos juntas frente al corazón, y éste notará una sensación sutil y calmada de paz y amor en la mayoría de los casos, y el flujo de la energía por todo el cuerpo y en especial en las manos, en otros casos.

La iniciación y, la práctica de Reiki, según el sistema Usui, está compuesto por tres grados o niveles energéticos:

El Primer Grado abre de forma definitiva el canal de curación a través de la iniciación o sintonización, y permite a la persona iniciada la capacidad de transferir energía, en particular a nivel del cuerpo físico, a través de la imposición de manos haciendo contacto en diferentes partes del cuerpo.

El Segundo Grado proporciona al iniciado tres de los símbolos de Reiki que son las llaves que permiten que la fuerza vital actúe en una dimensión más profunda y sutil, potenciando la canalización de la energía y otorgando la capacidad de canalizar sanación a un nivel mental y emocional, además de curar a distancia.

El Tercer Grado tiene dos fases. La primera profundiza aún más la conexión con la fuerza de vida, y permite al maestro canalizar dos símbolos maestros, además de los anteriores y trabajar con el nivel de la conciencia. La Maestría, o segunda fase, permite a los maestros transmitir las enseñanzas y las iniciaciones, y formar a otros maestros según la tradición del Sistema Usui y amplifica el canal energético al máximo.

La iniciación del Primer Grado está a disposición de todos, sin ninguna limitación, y no necesita de ninguna experiencia ni preparación previa. En la práctica, la iniciación se otorga en un solo día, y consta de una iniciación donde se levantan los bloqueos energéticos, físicos, mentales y emocionales, y se despiertan y se equilibran las fuerzas de autocuración. Se alinean y armonizan los chakras, liberando así el eje de la circulación energética en los cuerpos sutiles de cada persona.

Cuando fluye la energía universal el iniciado se llena de vida y de energía, irradiando luz, fuerza, amor y sanación. La fuerza vital otorga a la persona que lo canaliza la capacidad de transmitirla a través de las manos. Este canal sigue amplificándose cuanto más se utilice, tanto para la curación consciente de uno mismo como para la de los demás, y ya no se pierde nunca, sino que se mantiene toda la Vida.

En el Primer Grado, después de la iniciación y purificación, se reciben instrucciones sobre el uso de esta energía con imposición de manos, enseñándose la secuencia para la práctica de una sesión de autocuración completa y también para proporcionar el tratamiento a los demás. Estas imposiciones de manos cubren todo el cuerpo físico, armonizando simultáneamente los cuerpos sutiles. La práctica de estas secuencias después de la iniciación refuerza la enseñanza y asegura una perfecta comprensión teórica y práctica de] proceso de transmisión energética, y permite al iniciado funcionar como canal de sanación.

No hay una forma equivocada de dar Reiki pues cuando fluye, dondequiera que se coloquen las manos, esta energía penetra en el organismo del receptor sin ninguna intervención del sanador y se dirije guiada por su propia inteligencia donde más se necesita en la cantidad y duración adecuadas. Lo que redescubre en realidad el iniciado es su capacidad olvidada de ser un canal consciente y totalmente receptivo, aprendiendo en el proceso el arte de permanecer en el silencio, haciendo sin hacer. Una vez completada la iniciación, el canal permanece totalmente abierto, y la conexión con la energía vital puede considerarse completa, inagotable e ¡limitada, y disponible para toda la vida.

El Primer Grado de Reiki actúa más específicamente sobre el cuerpo físico, armonizando el organismo y su metabolismo, y en especial los sistemas hormonales e inmunológicos. Recientes descubrimientos inmunológicos reflejan la existencia de un eje operativo entre la mente y el cuerpo como dos polaridades conectadas de la misma realidad.

Dentro de la comprensión esotérica de los cuerpos energéticos, juegan un papel muy importante los siete chakras principales, correspondientes cada uno de ellos a una o más glándulas hormonales que mantienen un equilibrio aún más delicado, pero estrechamente relacionado con el cuerpo físico a través del sistema endocrino, de la misma forma en que las glándulas interactúan con el cuerpo etérico a través de los chakras, considerando que el cuerpo es la parte visible de la mente, y la mente la parte invisible del cuerpo. Con esta comprensión holística, que es evidente para los practicantes de Reiki, podemos entender que un desequilibrio energético sutil a cualquier nivel afecta al cuerpo físico como manifestación última y más evidente. Decía Platón: "Si quieres sanar tu cuerpo, debes primero sanar tu mente. "

Esto coincide exactamente con las afirmaciones que seres iluminados han venido haciendo desde hace siglos. Ellos nos dicen que hay un estado del Ser que contiene la creación y desde el cual emergió toda la vida. La energía de este estado del Ser vive en todas las cosas, y esta energía universal es lo que fluye en forma concentrada a través de nuestras manos cuando tratamos a alguien con Reiki después de recibir la primera iniciación.

En términos prácticos, el significado de esto es que el efecto del Reiki es eminente holístico, alcanza todos los niveles de la existencia, y permite colocar todos estos niveles disonantes en estado de equilibrio. Tras la iniciación de Reiki de Primer Grado, el terapeuta se vuelve un canal de esta energía ilimitada, que pasa a través de él cuando hace contacto con sus manos sobre una persona. La gente muy receptiva a menudo experimenta desde el principio sus primeras canalizaciones con Reiki como amor.

El Segundo Grado de Reiki está reservado para aquellas personas que han realizado el Primer Nivel con anterioridad. La iniciación incluye el uso y enseñanzas específicas de los tres símbolos de Reiki que se enseñan en este nivel, conocidos como el símbolo de la Fuerza, el símbolo de la Luz y el símbolo del Amor, para aumentar la energía, proporcionar sanación mental y emocional, y dar tratamientos a distancia, respectivamente. Con el Segundo Grado nuestra energía se afina, aumenta de vibración, transmuta y eleva sus frecuencias, trabajando también con el inconsciente, y por otro lado nos abre a dimensiones más sutiles de la conciencia. Los símbolos ancestrales que fueron revelados al Dr. Usui otorgan las llaves para intervenir sobre la relación causa-efecto entre los condicionamientos psíquicos y mentales y los síntomas físicos. Sin lugar a duda, en la mayoría de los casos, la fuente del mal se oculta en la mente y, a veces, más allá, en el espíritu.

El Tercer Grado de Reiki se enseña tras un periodo de práctica del Segundo Grado y en él se enseñan los dos símbolos maestros para trabajar con la conciencia y el espíritu, elevar el canal de energía, profundizar y acelerar la resolución de las enfermedades y otras técnicas especiales como las parrillas de cristales y la cirugía astral.

La Maestría abre el canal energético al máximo y en ella, aparte de revelar cómo iniciar a otros, se enseñan diversas técnicas especiales de sanación a los nuevos maestros, dándose tras un año de práctica después de recibir el Primer Grado. Además se desvelan cuatro símbolos más en el Sistema Usui Tibetano.

Toda enfermedad es anímica antes de manifestarse en el cuerpo físico. Cuando el espíritu y la mente no están sincronizados, por cualquier desarmonía o malestar, afecta a todo el organismo, y comienzan a aparecer los primeros síntomas de la enfermedad “ Estar enfermo significa estar desconectado del Todo... Si alguien está enfermo esto quiere decir que ha perdido la capacidad de sanarse a sí mismo. Ya no es consciente de su propia fuente de curación. El sanador lo ayuda a reunirse con su fuente... La función del sanador es de reconectar. "
Reiki funciona a todos los niveles físico, mental, espiritual y dentro de la mente consciente y del subconsciente de todos los seres humanos, devolviendo al cuerpo y a la mente a su estado de homeostasis y bienestar original. Esto ocurre muy rápidamente en los casos más agudos, y de forma paulatina cuando se trata de enfermedades y desequilibrios crónicos, y es de gran ayuda que el enfermo acepte participar de manera consciente en su propia sanación, escogiendo transformar su convicción de estar enfermo en una actitud positiva y volverse responsable de su salud. En este sentido, un profundo cambio de actitud del paciente ayuda de manera decisiva en el proceso de curación. La decisión consciente y la libre elección de curarse, saboteada a veces por resistencias inconscientes que es preciso descubrir, en muchos casos constituyen el motor principal de la recuperación y posterior proceso de sanación.

El Reiki permite a cada individuo liberarse de sus propias tensiones y de las emociones reprimidas, proporcionando un medio rápido y efectivo para eliminar la causa de la enfermedad. “ Curad la causa, y desaparecerá el efecto “, solía decir la Sra. Takata.

La fuerza universal de vida es tan poderosa y luminosa que el sanador no absorve la energía personal del paciente, a diferencia de muchos métodos de trabajo corporal, donde siempre hay que tener en cuenta el factor de retroabsorción para evitar conscientemente, a través de diversas técnicas, la transmisión de cualquier carga negativa entre paciente y terapeuta. El sanador que canaliza Reiki no puede transmitir a otros su negatividad y sus tensiones, lo que representa una de las grandes ventajas del Reiki, ya que éste fluye por un canal autónomo independiente del campo energético del sanador, lo cual permite canalizar y recibir Reiki en cualquier estado físico y mental, lo que constituye una excepción única en el mundo de la sanación. Al contrario, la energía del Reiki fluye sin ninguna intervención voluntaria, sin necesidad de concentración o de un particular estado de conciencia por parte del sanador, sólo es necesaria la disponibilidad consciente de ambas personas para darla y recibirla. No obstante, la meditación y el silencio mental que se enseñan en el Segundo Nivel ayudan, en ampliar el flujo y canalización del mismo y en la percepción extrasensorial.


LOS EFECTOS DEL REIKI

Los efectos de sanación del Reiki generalmente producen una armonización completa y multidímensional en las distintas esferas del ser humano, transformándolo y desarrollándolo interiormente:

Sé estimulan y despiertan las fuerzas internas de autosanación.

Se equilibran los centros y circuitos energéticos y las funciones metabólicas del cuerpo. Se alivian las tensiones musculares y los dolores.

Se liberan las emociones reprimidas, armonizándose en el proceso la esfera psico-afectiva de la persona.

Aumenta el nivel energético, proporcionando vitalidad física y anímica, revitalización orgánica y rejuvenecimiento de todo el organismo.

Se produce un estado de profunda relajación, de calma mental y serenidad de esp1iritu.

Se desarrolla y se expande la conciencia a través de un estado íntimo y progresivo de autoconocimiento.

Se descubren las causas profundas del malestar del cuerpo y de la mente, llegando así a la raíz de la enfermedad situada a menudo en la dimensión psico-afectiva y existencial de la persona.
Se sana el ser en su totalidad, ideal y meta de la medicina holística.

En los diferentes casos, que pueden variar de una persona a otra, e incluso de una sesión a otra, tanto el paciente como el sanador experimentan vivencias absolutamente personales. Así como: sensaciones físicas de calor o de frío, flujo de energía, vibraciones, cosquilleo, emociones, imágenes, recuerdos, estados anímicos, visualizaciones, ensueños, sonidos, mensajes del inconsciente, memorias de vidas pasadas, momentos reveladores, interiorizaciones, sentimientos de paz y amor, etc., constituyen experiencias únicas e individuales que se viven por cada persona de una forma diferente.

El efecto sobre las plantas y los animales, que también se benefician de la energía universal, elimina la posibilidad del efecto placebo. También se han hecho experimentos con semillas y germinados, que se desarrollan mejor al ser tratados con Reiki. Una demostración científica clásica son las fotografias Kirlian, que tomadas antes y después de un tratamiento, y, sobre todo, de una inriciación de Reiki, demuestran que tanto el sanador como el paciente o alumno han aumentado notablemente la luminosidad, densidad y tamaño del aura. El practicante de Reiki rebosa de salud fisica y mental después de los tratamientos, embelleciendo cada vez más cuanto más recibe o canaliza esta fuerza universal del Reiki.





 
   
Top