YOGA en BILBAO
YOGA en  BILBAO
REIKI BILBAO
SOFROLOGIA. RELAJACION BILBAO
MASAJE BILBAO
RECONEXION
INTENSIVAS YOGA BILBAO
RETIROS
ACTIVIDADES
SABER MAS Y MAS Y MAS...
CONTACTO
CONSULTA ABIERTA
FORO ABIERTO
MAPA DE ACCESO
FIRMAR LIBRO DE VISITAS
FOTOGRAFIAS
MANTRAS
MUSICTUBE
ENLACES
NOTICIAS
PROXIMAMENTE
   
 


Pulse sobre el plano para tener una vista mas amplia.

La calle Somera  es una de las siete calles mas antiguas de Bilbao. La zona está declara monumento histórico y es muy céntrico

 Tiene acceso fácil por metro (casco viejo), o bien por tren o autobus.

La calle Somera a principios de sigloHay mucho ambiente en la calle Somera, nunca falta diversión...ni tampoco relajación, meditación, energías sanadoras, procesos del despertar de la conciencia, desarrollo personal, armonía vital,como podéis ver -y espero que lo podáis sentir también dentro de poco si os animaís a visitarnos-  en medio de los diferentes vapores que circulan por nuestra calle...la vida del ser flota sobre todo ello, como la flor de loto flota sobre el agua del estanque.

Atentos pronto os pongo un poko de historia de nuestra calle y algún link....incluso hasta alguna foto... un tanto particular...

  • He aquí un breve resumen sobre el casco historico en el que vivimos procedente de Argía:

EL CASCO VIEJO

El origen de la ciudad no constituye ya su principal núcleo económico-administrativo, pero sigue siendo su alma vital. Además, histórica y artísticamente constituye su zona más rica y la concentración de tiendas de sus Siete Calles continúa siendo muy famosa en todo el Territorio."Comenzaremos nuestro recorrido por el Arenal, enfrente del Teatro Arriaga. Se trata ésta de una construcción neobarroca inspirada en la Opera de París y fundada en 1890 con el estreno de la ópera "La Gioconda". Podemos decir, como curiosidad, que los que allí concurrieron tuvieron la oportunidad de escuchar la obra por teléfono. A la izquierda de la plaza se halla la iglesia barroca en homenaje a San Nicolás de Bari, patrón de los marineros, del siglo XVIII, y junto al templo la neoclásica Plaza Nueva, de 1839; se trata de una plaza porticada y cerrada, por lo que, si no entramos en ella, no llegaremos a verla. Si la atravesamos y giramos a la izquierda, llegaremos a la plaza Miguel de Unamuno, con un busto del autor erigido cerca de su casa en la calle Ronda.

En este punto podemos tomar el camino de Mallona, que asciende hacia la izquierda, y más tarde en el cruce girar a la derecha, con lo que acabaremos en la Basílica de Begoña, patrona de Bilbao. ésta es una basílica gótica, construida en el XVI sobre la antigua ermita en la que supuestamente se apareció la Virgen. Si volvemos por el mismo camino y giramos otra vez a la izquierda, nos toparemos de frente con el Museo Arqueológico, Etnográfico e Histórico Vasco, en el nº 4 de la calle Cruz. Horario: de martes a sábado de 10:30 a 13:30 y de 16 a 19 horas (domingos por la mañana). La entrada es gratuita. Junto a él se encuentra la iglesia de los Santos Juanes, reconstruida en el siglo XVII por los jesuitas.

Un poco más adelante, en el corazón del Casco Viejo, tenemos la Catedral de Santiago, una de las construcciones góticas más importantes de Bizkaia. El templo original es más antiguo que la propia ciudad, aunque la que vemos hoy en día comenzaron a construirla en el siglo XVI. De fachada neoclásica, cuenta en cambio con elementos más antiguos.

La entrada lateral llamada del ángel, de estilo isabelino, es muy hermosa, y en su interior podemos destacar su retablo neoclásico. En la misma plaza donde se encuentra la catedral dedicada al Apóstol, encontramos también una fuente barroca de la época de Carlos III.

Podemos acercarnos a la ría por cualquiera de las Siete Calles que salen de la Catedral: Somera, Artekale, Tendería, Belostikale, Carnicería Vieja, Barrenkale y Barrenkale Barrena. Ellas son el origen del Casco Viejo y se encuentran organizadas de manera paralela entre el Puente de San Antón y la Catedral, formando una curiosa telaraña de tiendas y bares.

Al final de la calle Somera, a su derecha, nos topamos con el Mercado de Atxuri, edificado en la forma de un barco atracado en la ría; podéis observarlo mejor desde la otra orilla. A la izquierda de Somera tenemos la iglesia y el puente de San Antón; el templo fue comenzado a construir a finales del siglo XIV en el mismo lugar donde acababan las murallas de la ciudad, y se trata de un pequeño templo gótico casi cuadrado, formado por tres naves y un triforio; la fachada es de la época renacentista, la torre barroca y el retablo plateresco. Por lo que respecta al puente, no es el que aparece en los viejos escudos de Bilbao y del Athletic, ya que aquél se encontraba delante de la iglesia y desapareció en 1882, sino uno nuevo construido tras la guerra civil.
Tras atravesar el puente y después de girar a la derecha, podemos llegar al Museo de Reproducciones Artísticas, situado en la calle Conde de Mirasol enfrente del Puente de la Ribera. Aquí podemos contemplar varios de los trabajos más famosos de la historia del arte, por medio de copias realizadas en escayola a tamaño real. Horario: de lunes a viernes de 9 a 13:30 y de 16 a 19 horas (entrada 1,2 _). Domingos de 11 a 14 con entrada gratuita."

  • Sobre Bilbao nos dice lo siguiente:

BILBAO

La ciudad más grande del País Vasco se encuentra ubicada en el último tramo del río Nervión y rodeada de montes (de ahí le viene el sobrenombre de "El Bocho"). Y es que mucha "culpa" del desarrollo y la importancia de esta ciudad es debida a su propia ubicación, con su ría que ha sido la que ha ido moldeando el modo de vida de la ciudad durante largos siglos gracias a su condición de privilegiada vía de comunicación entre la costa y el interior. Ha sido la Ría la que ha traído artículos de comercio, industrias y personas, y ha conformado el Gran Bilbao que conocemos hoy en día.

UN VISTAZO A LA HISTORIA

Bilbao era en sus orígenes un poblado de agricultores y pescadores situado en la orilla derecha de la ría, pero, debido a los ataques de los piratas normandos, optaron por establecerse en la margen izquierda (Bilbao La Vieja). De todos modos, cuando el 15 de junio de 1300 Don Diego López de Haro la fundó finalmente como villa, lo hizo en su margen derecha.

ésta se desarrolló rápidamente gracias al hierro vizcaíno y a la lana castellana, ayudados muy mucho por los privilegios otorgados a los Señores de Bizkaia, por haberle sido arrebatado el estatuto de plaza de comercio a Bermeo y, por último, por la obligación de pasar por Bilbao para todas las mercancías entre Orduña y Bermeo. Entretanto, la vida de la ciudad entre los siglos XVI y XIX sería regulada por dos instituciones: el Ayuntamiento y el Consulado, que se ocuparía del comercio. Enriquecida por este trasiego de mercancías y las empresas relacionadas con el mar, Bilbao conocería épocas de gran desarrollo, pero también vivió fuertes tensiones con los núcleos agrícolas y los pequeños pueblos, ya que éstos estaban convencidos de que la capital se estaba enriqueciendo a su costa; y es que la ciudad, con el fin de proteger sus intereses, solía actuar en connivencia con el poder central y muchas veces en contra de los intereses de los pueblos. Por ello, se vivieron diversas revueltas como las de 1631, 1718 y 1804.

Fue doblemente ocupada por los franceses en la Guerra de la Independencia, pero las Guerras que realmente tuvieron influencia en su modo de vida fueron las Carlistadas, ya que, siendo como eran importantes centros liberales, tuvieron que sufrir el asedio de los Carlistas. Tras la batalla comenzó la impresionante industrialización (industria pesada), lo que cambió para siempre su fisonomía: surgieron bancos de finanzas como el Banco de Bilbao en 1857, se dio vía libre al desarrollo urbanístico (el Ensanche en 1876 y la Margen Izquierda más tarde) y la propia ciudad fue haciéndose cada vez más grande, absorbiendo núcleos como Abando, Begoña, Deusto… todo ello, junto con la llegada masiva de inmigrantes que conformarían una nueva clase social el proletariado , ayudaría a moldear la fisonomía de la ciudad que hoy en día conocemos.

Tras haber sido capital del Gobierno Autónomo de Euskadi durante la Guerra Civil (hasta que aguantó el llamado "Cinturón de hierro") y vivir unos difíciles años de postguerra, conocería en los 60 una segunda industrialización y  lo que, además de dinero fresco, traería consigo grandes problemas urbanísticos, estéticos y medioambientales, aunque hoy en día ya están empezando a arreglar, en la medida de lo posible, estas situaciones.

Bilbao es hoy una ciudad que vive con el reto de convertirse en una urbe moderna y agradable, con el fin de jugar un papel importante en el siglo XXI, y por ello está pasando de ser una ciudad industrial a vivir cada día más centrada en el sector servicios.

 
   
Top